Noches de insomnio Por 13 Razones


Reseña Netflix: Por 13 Razones

Dicen que el fin de semana es para hacer maratones de Netflix y relajarte… bueno eso no ocurrió en mi último maratón, de hecho me causó insomnio y ansiedad… y sinceramente espero que eso te suceda a ti también.

Pero por qué quiero que no obtengas diversión y relax en tus noches de Netflix aun cuando soy una mamá como tú que necesita esos pequeños escapes y que constantemente te recomienda las series que ve?

Lo vamos a descubrir juntos tú y yo, juntos vamos a superar esto…

Soy madre de tres pequeños, 2 niñas cuyo desafíos van desde encontrar sus zapatos, entender la abstracción restas y multiplicaciones y ponerse de acuerdo para jugar y un bebé que está entrando a la etapa de los años… hay días que como tú, deseo que no crezcan para poder cargarlos en mi fular, calmarlos con un abrazo, escuchar sus risas cuando les hago cosquillas y caras raras, que me sigan escribiendo cartas y dibujos solo a mí, que yo sea quien decide a donde vamos a ir a pasear y con cuáles amigos vamos a salir… pero sé que todo eso no va a durar.

Los hijos crecen y se convierten en adolescentes… a todos nos pasó y seguro que hay muchos recuerditos escondidos que no nos gustaron, a veces esos recuerdos duelen mucho y preferimos dejarlos ahí en el pasado donde no estorban, pero de repente a alguien se le ocurrió poner los sentimientos afines a esos recuerdos, todos juntos en un libro, un libro del que yo no sabía nada porque mis hijos son pequeños, y luego ponerlos en mi pantalla…

Gracias Netflix… tú eres una de las razones por las que hoy les cuento a todos mis lectores que yo sufrí de acoso escolar, claro ahora se llama Bullying, antes no tenía un nombre especial pero hacia el mismo daño que hace hoy.

Mi historia

Desde de la primaría supe lo que era no ser popular, pero mi mamá me escuchó y me cambió de escuela, quizás demasiadas veces, una vez hubo un “club” en el cual para entrar en el debían firmar una hoja de cuaderno arrugada que decía que me odiaban, de verdad al leerla sentí que se me rompía mi corazón de 11 años… Mucho tiempo pensé que quizás yo era la que no sabía ser buena amiga, pero cada niña que firmó cuando estaba sola conmigo se comportaba de manera normal y amable, quizás solo estaban asustadas. Lo bueno es que siempre tuve a una valiente amiga que me defendió y un maestro que hizo lo mejor que pudo.

Luego llegué a secundaria donde la niña que me acosaba de pronto se volvió mi defensora! Pero de mi primer año en secundaria no recuerdo ninguna conexión con alguien en la escuela, tomé malas decisiones como brincarme la barda de la escuela, con esta niña, pero para entrar…. Pero no recuerdo ninguna conexión, me aferré a mi amiga de la primaria y la iglesía, en los siguientes años tuve dos escuelas diferentes, en la última el acoso me obligaba a tomar mi almuerzo junto a una maestra, menos mal tenía un sobrino de un grado menor con el que pasaba el rato, (cabello negro y tes blanca como Clay) y los chicos de prepa nos adoptaron el resto del año, limitando el acoso a el salón de clases… no fue divertido.

Sobreviví gracias a todas las anclas a las que pude aferrarme: la fe, mi familia, mis maestros y los valientes Clays de mi vida.

Pero insisto, tuve muchas cosas a que aferrarme para conservar la esperanza: amigos en la iglesia, amigos de la secu del 2 año, líderes en la iglesia, y mis padres tan dentro de mi vida, ellos secaron mis muchas lágrimas, además de actividades extraescolares de oratoria y danza, ni soy muy elocuente ni bailo en las fiestas, pero me mantuvieron a flote y me ayudaron a ser resiliente y hoy por hoy tengo una vida muy feliz dentro y fuera de las redes sociales.

Quiero que mis hijos sean valientes Clays que no permitan el acoso, que si alguien los molesta o incluso si toman malas decisiones sepan que no es el fin del mundo, ya hice la primera parte, cargarlos cerquita de mi corazón, ya saben que merecen amor y también ser escuchados, porque un bebé en un rebozo no puede ser ignorado, creamos un vínculo que espero sea suficientemente fuerte; la segunda parte es establecer canales de comunicación y la tercera confiar en ellos mientras sigo aprendiendo de este tema tal cual aprendí de lactancia y colecho.

 

No debemos justificarnos en “a todos nos ha pasado” “algo” porque eso sería normalizar este tipo de violencia, es cierto que a todos nos ha pasado “algo” y lo importante es saber él porqué pudimos superar ese algo? Acaso pedimos ayuda? Tuvimos algún Clay en nuestra vida? Defendimos a alguien que le estaba pasando “algo”? Aún hay temas que resolver? Esas son las verdaderas preguntas más allá de si la serie y el libro entretienen o no.

Antes no había redes sociales, así que el acoso se quedaba en la escuela, pero hoy por hoy el acoso traspasa la seguridad del hogar.

Por todo esto quieras que veas esta serie conmigo para que reconectes con tus fantasmas ya sea que hayas sido víctima, acosador o espectador. Para que estés alerta porque como padre puedes cambiar, para bien la vida de tu hijo y también la de cualquier otro niño.

Sitio oficial de 13RWProjet.com

 

Este blog es orgullosamente parte de #StreamTeam de Netflix Latam

Yen Soto
sigueme en

Yen Soto

Primero mamá, luego experta. Soy Yen Soto y desde hace 5 años soy un mamá enamorada de mi familia y los fulares. Empecé a portear a mi primer hija mayor recién nació hace 7 años y hace 6 comencé a compartir el porteo en forma virtual y familia a familia, quiero enrebozar al mundode dos en dos
Y lo demás ya se los contaré en el blog... bienvenidos!
Yen Soto
sigueme en

Latest posts by Yen Soto (see all)

Etiquetas:

3 Responses so far.

  1. Blanca D. dice:

    No sabes la de cosas que se me vienen a la cabeza no solamente por este tipo de series, sino porque ahora mis hijas ya van a la escuela. No recuerdo muchos casos en los que haya sido víctima de abuso, pero si recuerdo de otros compañeros que lo eran. Sólo espero hacer lo major que pueda con mis hijas, y que ellas sepan que siempre pueden contar conmigo y platicarme. Que puedan defenderse y defender a otros y hablar cuando algo siemten que no está bien.
    Ojalá todos los papás se preocuparan por sus hijos y les enseñaran a respetar.

  2. cavesgirls dice:

    Ufff, muy cierto, es sólo intentar recordar y saber que esto se ha vivido desde hace mucho, con casos dolorosos pero no virales.
    Cada uno vive y enfrenta sus propias batallas y nos toca acompañar y guíar a nuestros hijos, nunca quedarnos callados y siempre actuar, incluso si nuestros hijos acosan.
    Me encantó YEN!

  3. Danae dice:

    Me encantó la serie y tu post! En verdad mensenti identificada, yo tuve muchos Clays en mi vida y aunque yo no hablaba mucho de esto con mis padres, se dieron cuenta de al menos la ocasión mas grave a tiempo y me cambiaron de escuela. Ahora que soy mama me preocupan esos temas auqn le falte mucho a mi pequeña todavía. Creo q la comunicación padres e hijos es lo escencial.

Y tu que opinas?

%d bloggers like this: